Tag Archives: Historia

Quien es el culpable de que el año termine el 31 de Diciembre.?

Se llamaba, parece que Luigi Lillio y nació, si es que nació, en 1510 en un pequeño puerto calabrés que entonces era Psycròn y ahora Cirò, justo en la suela de la bota. Pero no hay registro de su nacimiento: en esos años nadie tomaba nota de esas cosas. Se supone que a sus 20 años de edad se fue a Nápoles para tratar de hacerse médico; se supone que lo consiguió. Se supone que de allí se fue a Roma, pero nadie sabe para qué. Y de allí, supuestamente, a Perugia, donde parece que enseñó medicina. Quizá tuvo algún hijo, quizás una mujer, un hombre, un perro fiel: quién sabe. Quizá lo entristecía la lluvia, quizá comía cochino en la Cuaresma, quizá detestaba las exageraciones de Alighieri; quizás imaginaba que el futuro le pertenecía. Se supone que en 1574 ya estaba muerto, pero tampoco es tan seguro.

El papa Gregorio XIII, durante la transición del calendario juliano al gregoriano (1582)

Su vida se disolvió en el aire como tantas, como la enorme mayoría: alguna vez habría que tratar de calcular cuántos, de los 100.000 millones de hombres y mujeres que vivieron, mantienen algún recuerdo todavía. De la suya queda, pese a todo, algo. Para empezar hay dos menciones. Está la carta que le mandó el 28 de enero de 1532 su paisano Giano Teseo Casopero para decirle que en Nápoles no perdiera el tiempo y se concentrara en sus estudios: “Intenta descubrir siempre algo nuevo, de manera que, con el favor de Mercurio, puedas ser tu propio patrón y vender a buen precio tu arte”. Y la carta que le mandó el 25 de septiembre de 1552 un cardenal Cervini a un colega en Perugia para que le consiguiera un aumento al “messer Aluigi Gigli”. Fuera de eso, no sabemos nada: si era alto y rubio o bajito y dispéptico, si siempre tenía prisa, si le gustaba el vino. Y, sin embargo, hoy vamos a beber como cosacos por su culpa.

<El mundo occidental y cristiano se empeñaba en usar un calendario que llevaba 1.500 años de problemas: lo había impuesto Julio César en el 45 a. C.>

Porque el tiempo, en aquellos días, era un caos. El mundo occidental y cristiano se empeñaba en usar un calendario que llevaba 1.500 años de problemas: lo había impuesto Julio César en el 45 a. C. y había sido un gran logro, pero su desfasaje con respecto al ciclo solar hacía que el equinoccio de primavera ya cayera el 10 de marzo y siguiera avanzando en dirección a enero. El tiempo de los hombres no acordaba con el tiempo del cielo.

Pintura: Luigi Lillio

La Iglesia de Roma lo sufría: los días se le iban de las manos y no conseguía fijar bien las fechas de sus fiestas. El Vaticano necesitaba, entre otras cosas, volver a la tradición de celebrar la Pascua el primer domingo tras el plenilunio que seguía al equinoccio. Se imponía cambiar el calendario y no era fácil. No sabemos cómo fue que el señor Lillio pensó que él podría hacerlo: siempre hay, por suerte, personas que se creen que pueden lo increíble. Lillio escribió un tratado donde explicaba el plan: había que eliminar ciertos bisiestos y suprimir 10 días de un plumazo. Los bisiestos, por supuesto, no le importaron a nadie, pero los 10 días despertaron bruta resistencia: los pobres romanos sospechaban una maniobra de sus caseros para robarles semana y media de alquiler.

Presentación del calendario gregoriano.

Al fin se hizo, pese a todo: el 5 de octubre de 1582 pasó a ser 15 de octubre. Lillio ya estaba muerto cuando un señor, Ugo Boncompagni, de quien sí sabemos bastante, impuso el calendario que él había diseñado, aunque le puso su propio nombre. Se había inventado uno —Gregorio XIII— porque era papa, y los papas hacen esas cosas. El calendario gregoriano es el culpable de que el año termine el 31 de diciembre, que esta noche nos parezca que todo se termina y todo empieza. Luigi Lillio, si es que existe, si es que existió, debe estar muerto de la risa.

 

www.radioguayami.com

El coche más raro, Citroën Karin

¿Alguna vez os habéis preguntado qué modelo es el más raro del mundo? Seguramente éste tiene todas las papeletas para llevarse el premio gordo. Estamos hablando del Karin. Un modelo que vio la luz en 1980, en el Salón de París.

Aquel año Citroën no tenía ninguna novedad relevante. Pero no podían permitirse, en uno de los eventos automovilísticos internacionales más importantes, no presentar ningún diseño. Por lo que a marchas forzadas tuvieron la idea de crear un concept car. El objetivo exhibir su diseño e impactar todo lo posible. De este modo surgió la idea del Citroën más futurista jamás ideado. Aunque, finalmente, el coche nunca saldría al mercado. Lo único que consiguieron fue un apoteósico dominio en los medios de comunicación de la época. Quizá éste fue el mayor logro o el mejor.

La realidad es que el Citroën Karin sólo fue un experimento estilístico muy extravagante. ¿Quién fue el encargado de tal iniciativa? Trevor Fiore. Y tuvo la ocurrencia de emplear superficies trapezoidales para conseguir una imagen similar a las tan conocidas y misteriosas pirámides.

La misma originalidad exterior se intentó buscar en el interior. Para ello se decidió crear un habitáculo de tres plazas. La primera de ellas, la del conductor. Éste se situaba en posición central. Un poco más adelantada que el resto de plazas. La segunda y la tercera estaban ubicadas a los laterales. Algo realmente insólito, ¿verdad?

El mismo impacto provocó tanto el volante como la instrumentación. El hecho es que la inspiración llegó de las manos de las películas de ciencia-ficción futuristas.

De todas formas debemos ser conscientes que los diseños de Citroën siempre han sido bastante innovadores. Han intentado adelantarse a los tiempos, a pesar de que en muchos momentos, el sector no estaba muy por la labor de tanta innovación. Pero en esta ocasión se lucieron. Nadie se esperaba algo tan singular.

Citroën Karin, un coche único que merece un reconocimiento especial.

FUENTE: Noticias Coches España

La Peñita de Jaltemba

Comúnmente llamado La Peñita, es un pequeño pueblo costero en la Bahía de Jaltemba, con aproximadamente 35.000 habitantes.

Ubicado 64 kilómetros al norte de Puerto Vallarta en el kilómetro 90 de la carretera 200 México.

 

La Peñita fue fundada por los mexicas que se establecieron en esta latitud en su viaje de la isla de Mexcaltitán a Tenochtitlán. El significado de Jaltemba viene de la unión de dos palabras:

Jaltemba o Xaltempa; palabra náhuatl que significa “xall”, proviene de xalli “jal” o “arena”; tem proviene de tentil, “orilla” o “borde”; pa, “sitio” o “lugar” o “en”.

Toda la palabra ya castellanizada significa: “en la orilla de la arena” o “lugar a la orilla de la arena”, con la llegada de los españoles se le dio el nombre “La Peñita” en referencia a la isla del coral que aparenta ser una peña.

Esta es una hermosa playa que tiene aproximadamente un kilómetro de extensión, donde se conjuga la tranquilidad y atractivos paisajes, que además cuenta con una pendiente moderada y un tranquilo oleaje. La arena que colma su espacio es de fino grado de tono dorado. Los visitantes podrán admirar sus aguas verdiazules, así como también un entorno de altas palmeras y tropical vegetación.

Por las condiciones naturales que tiene la bahía, una de las más hermosas del Estado de Nayarit, se presta para pesca con red y caña, además de la práctica del surfing, veleo, buceo y varios otros deportes náuticos.

Peñita de Jaltemba ofrece a los turistas opciones de alojamiento en casas de verano, bungalows y rústicos hoteles. También cuenta con varios restaurantes, comercios y supermercados. Para los aficionados a la vida nocturna, el sitio que les recomendamos cuenta con discotecas y bares que ponen a Peñita al mismo nivel de diversión nocturna que el famoso destino de Guayabitos.

Es importante señalar que los jueves se instala un tradicional TIANGUIS o mercado ambulante entre las calles de Esteban Baca Calderón y Bahía de Manzanillo. Donde los mismos habitantes como turistas encuentran gran variedad de productos para el hogar y artesanías de la región.

        

Peñita de Jaltemba y Compostela Una de las referencias turísticas más importantes en el entorno de Peñita de Jaltemba es la cabecera del municipio nayarita donde se localiza Compostela. 

 

VISITA LA PEÑITA DE JALTEMBA, TE VAS A ENAMORAR.

DISTANCIA DE GUADALAJARA JALISCO A LA PEÑITA DE JALTEMBA

PARA VIAJE TERRESTRE O AEREO.